Pepe Pareja

Vivir es luchar. La juventud hoy lucha y es mejor que la que tuvimos, porque están mejor educados. Todo el mundo está luchando por la revolución.

Un campesino se hallaba podando apasionadamente algunas ramas maduras y cortando los frutos. Otro trabajador que pasaba por allí le preguntó: «¿Por qué una poda tan radical?»

El primer campesino replicó: «Todo el fruto de estos árboles está echado a perder».

El segundo hombre dijo: «El fruto no se echa a perder desde las ramas, sino desde la raíz. Asesta tus golpes de hacha allí».

El campesino siguió el consejo, cavó en el suelo, y descubrió muchos gusanos en las raíces.

Durante cincuenta años, hemos estado podando las ramas del árbol social cuyos frutos crecían envenenados, y no hemos mejorado nada. Por el contrario, cada primavera vemos el árbol ponerse amarillo en la época en que los frutos están a punto de brotar. Y no es que carezcamos de diligencia. Cada hora inventamos nuevos instrumentos y productos para combatir la enfermedad, sin ningún resultado. Estamos trabajando para construir un mundo mejor. Tenemos pensiones, casas baratas, salarios ajustados de acuerdo al tamaño de la familia, pero todo es en vano, todo vacuo. Podamos los miembros, cuando el problema reside en la raíz.

Mintz, J. Los anarquistas de Casas Viejas (p.484)

Nota personal:
«Y la raíz es el desigual reparto de la propiedad de la tierra.» Esta última frase añadida por Salustiano la última vez que nos vimos. Según él, así acababa Pepe pareja y J. Mintz no la recogió por algún motivo.