Hazas de la suerte

Tierras de labor de propiedad comunal cercanas a la laguna de La Janda pertenecientes a los vecinos de Barbate y Vejer de la Frontera.
Su administración está en manos de un grupo de vecinos elegidos al efecto y que constituyen, junto con la Corporación Municipal, la llamada Junta de Hazas. Esta Junta de Hazas es la encargada de redactar un Reglamento, el cual determina bajo qué criterios se van a administrar estos terrenos comunales. Tanto el pueblo de Barbate como el de Vejer poseen sus propios reglamentos.

La palabra haza, según el diccionario del la Real Academia, registra entre sus significados el de “porción de tierra labrantía”, apareciendo como tal ya en documentos del siglo X. La denominación de Hazas de Suerte tiene su origen en la naturaleza de su posesión, ya que desde antiguo estos terrenos vienen sorteándose cada cuatro años entre los vecinos empadronados de cada población, pudiendo los agraciados disfrutar de ellas durante ese período de tiempo por medio de su cultivo.

Históricamente Las Hazas de la Suerte han sido objeto de lucha en su defensa por parte de los vecinos, ya que en numerosas ocasiones han querido ser arrebatadas por los terratenientes desde los Duques de Medina Sidonia hasta el Ministerio de Defensa en nuestros días. Finalmente en los 80 y bajo la presidencia de Felipe González una parte de las Hazas de la Suerte fueron expropiadas para pasar a ser propiedad de la Armada y crear El Campo de Adiestramiento de la Sierra del Retín.

Anuncios